LLEGA A LA RAÍZ DE TU SÍNDROME PREMENSTRUAL

 

El síndrome premenstrual (SPM) se caracteriza por los cambios físicos, psíquicos y emocionales cíclicos que se producen de 7 a 10 días antes de la  menstruación y que suelen remitir o desaparecer poco después de que empiece el flujo menstrual.

Se estima que el SPM afecta hasta el 75% de las mujeres. Lo que significa que la mayoría de mujeres sufre síndrome premenstrual (SPM) y lo curioso es que pocas veces acuden a consulta por ese motivo, porqué lo ven “normal”.

      

Pero está claro que si no se pone remedio suele ir a peor con el tiempo.

 Algunos síntomas: Dolor de cabeza, sensibilidad e hinchazón de los senos, dolor e hinchazón abdominal, calambres abdominales, estreñimiento, herpes labial, orzuelos, brotes de acné, exacerbación de trastornos existentes (artritis, úlceras, glaucoma, depresión…), libido baja, irritabilidad, estado de ánimo deprimido, ansiedad, depresión, cambios de humor, aumento del apetito, antojos de comer dulces o salados, atracones de comida,…

 

¿Cómo sé si tengo SPM?

Dado que los síntomas pueden ser muy distintos, lo que tienes que valorar es que se vayan repitiendo ciclo tras ciclo antes de la menstruación.

Lo importante no es el síntoma, ni la cantidad de síntomas que tengas, sino la repetición mes tras mes (un mínimo de 3 meses).

Image

Tratamiento SPM

El tratamiento efectivo es aquel que devuelve el equilibrio al cuerpo para que vuelva a funcionar adecuadamente. Los tratamientos sintomáticos que alivian a corto plazo no sólo no dan resultados, sino que producen nuevos síntomas derivados de los efectos secundarios de los fármacos.

La acupuntura proporciona alivio al estimular los mecanismos naturales de curación del cuerpo y al tratar la causa raíz del problema, no solo los síntomas. Careciendo además de efectos secundarios.

Cómo ya te habrás dado cuenta, el SPM no es la suma de varios síntomas, es un desequilibrio subyacente mucho más grande que deja como pistas esos síntomas en forma de aviso.

A veces cambiando la dieta, tomando suplementos, realizando ejercicio y meditación puede ser suficiente. En otros casos, aun cambiando todo lo anterior, no es suficiente. Es necesario un tratamiento que llegue a la raíz del problema y la acupuntura y las hierbas medicinales adecuadas son ideales para ello.

 

Anna Estévez

Image