La moxibustión, junto con la acupuntura es una de las técnicas más antiguas de la Medicina Tradicional China.

Consiste en la aplicación del calor sobre puntos de acupuntura mediante la combustión de un preparado de hierba seca de artemisa, llamado moxa.

Se utiliza artemisa y no otra planta, porque su aceite esencial tiene beneficiosas propiedades para el organismo. El aceite se desprende a través del humo y el cuerpo puede absorberlo.

Image

UN POCO DE HISTORIA...

El origen de la moxibustión se remonta tal vez a cuando el hombre descubrió y empezó a utilizar el fuego para protegerse y mejorar las condiciones de vida. 

Si por ejemplo le dolía la espalda y se dio cuenta que acercándola al fuego el dolor mejoraba, pues listo! No hacía falta ninguna investigación científica para demostrar que la técnica funcionaba ni tampoco conocer los puntos de acupuntura.

Con el paso del tiempo la técnica se fue perfeccionando y estudiando hasta nuestros días. 

Aunque la técnica se inventó y desarrolló en China hace miles de años; en la primera mitad del s.XX, en Japón se realizaron grandes investigaciones sobre qué efectos producía sobre el cuerpo y además se mejoraron muchísimo las técnicas de aplicación, habiendo hoy en día Escuelas dedicadas únicamente a la enseñanza de la moxibustión.

La moxa puede presentar varios formatos y técnicas de aplicación dependiendo del tratamiento, algunas de ellas son:

 

En forma de puro o cigarrillo que se acerca a la piel lo suficiente para notar calor, pero sin quemar.).

Una caja de moxa. Es una caja especial (16x9cm aprox.) que se apoya sobre una zona amplia del cuerpo para calentarla como las lumbares o el abdomen.

En forma de cono. Se apoya el cono sobre la piel y se quema sólo entre el primer y segundo tercio, dejando la base intacta:

Esta técnica está tan especializada que hay definidas 6 medidas de conos. Desde conos grandes de 1,5-2cm (chinetsukyu) pasando por a los de tamaño de un grano de arroz (okyu) hasta los más minúsculos tan finos como la hebra de un hilo (shijokyu).   

En forma de bola o de cilindro prensando para poner encima de la aguja de acupuntura para calentar el punto a través de la aguja (aguja calentada o kyutoshin).

El calor de la moxa ejerce un estímulo a través del punto de acupuntura y promueve el equilibrio homeostático:
  • El calor supone un aporte extra de energía para el cuerpo, activando el flujo sanguíneo y respuestas analgésicas, metabólicas y bioquímicas.
  • A diferencia de la acupuntura, se puede enseñar la técnica para que el paciente se trate en casa como complemento al tratamiento en consulta. Ya que no es preciso un conocimiento exhaustivo de la anatomía humana ni de la localización de los puntos de acupuntura; es suficiente con una localización aproximada de la zona que hay que calentar.

Estas ventajas convierten la moxa en una técnica terapéutica muy segura y fácil de aplicar para sanar o prevenir ciertas dolencias

Image

Acupuntura Kunlun Salou

Dirección Clínica

Calle Barcelona Num 68
Salou 43850
Tarragona

977 35 35 71

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Image